Recórcholis. Usted qué opina

PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

Carlos Ravelo Galindo, afirma: ________

La escritora doña Beatriz Corona, nos dice “Estimado Carlos:

 Con un día de retraso, te envío condolencias por el fallecimiento de tu colega Manuel Mejido Tejón.

Su nombre me resulta familiar, posiblemente por su columna y porque fue un decano del oficio, discípulo de Carlos Denegri, tan renombrado.

 Sigo con la temática de duelo y alegría de tus nubes, y te comparto que vi el grito que me pareció diferente, probablemente por su mayor énfasis en la historia – oportuno tratándose de un aniversario de tal relevancia y por la COVID-19, la plancha vacía, como el año pasado – y un mayor uso de luces que de pirotecnia.

 Las proyecciones en la pirámide y la catedral me parecieron muy didácticas.

 También disfruté mucho del desfile al siguiente día, ¡bienvenido luego de un año de ausencia también debido a la pandemia!

 Pasan de la 1, así es que ya te habrás tomado tu una. Saludos,

Beatriz”

Tal cual, amable, bella y jóven colega y maestra. Gracias.

El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir.

La diferencia  entre sabio y  necio, es que el primero selecciona sus palabras para  la conversación, suprime unas y comunica otras, mientras que el necio dejar correr las palabras irreflexivamente.

Me  desperté una mañana. Me  miré al espejo… y noté que tenía solamente tres cabellos en la cabeza.  Caray, me dije,  hoy me voy a hacer una trenza… Así lo hice  y pase un día maravilloso.

Al día siguiente desperté me vi al espejo.  Y solamente tenía dos cabellos. ‘Hmmm’ Me peinaré de ralla en medio… Así lo hice y pase un día grandioso.

Otra vez  desperté, corrí al espejo y me di cuenta que no me quedaba ni un solo cabello en la cabeza. Guauuu: ¡Qué rico ya no tendré que peinarme.

Y a propósito de esto,  William Wycherley dejó escrito que nada impulsaba más a un hombre a odiar a una mujer que su conversación constante. ¿Será cierto?

Nuestra amiga veracruzana, desde Coatepec, donde disfruta de un cafecito que ella, la escritora Rosa María Campos, cultiva, nos dice ufana.

A decir verdad, esto se quedó en el pasado, cuando las mujeres no salíamos a trabajar y necesitábamos canalizar nuestra energía hablando para curar nuestro aburrimiento.

Hoy tenemos mucho en que pensar y  por lo tanto hablamos menos y también vale decir, que nos hemos convertido  en buenas conversadoras que saltan de uno a otro tema con conocimiento y también, una gran mayoría, saben  cuando es necesario frenar la lengua.

En fin las siguientes reglas son de utilidad, para no quedar atrapados por la boca  y comenzar a vivir en un silencio prudente, que nos conduzca a la sabiduría terrenal

 No digas nada cuando ganes. Mucho menos cuando pierdas.

Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos.

 Sea esta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. Que la palabra vaya de acuerdo con los hechos.

 Más vale tener la boca cerrada, y que los demás crean que uno es tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es.

 Se contrae un compromiso de conciencia consigo mismo, cuando se promete algo que no se piensa o se puede cumplir.

 Entre más estrecha la mente, más grande la boca.

 Algunas preguntas no tienen respuesta; he aquí una lección muy difícil de aprender.

 Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar.

 Se necesitan dos años para aprender a hablar y noventa para aprender a callar.

Albert Einstein dejó escrito: “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.

En la crisis nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quien supera la crisis se supera a sí mismo.

Callar en la crisis es exaltar el conformismo.”

Es cierto que se ha hecho costumbre recurrir a un terapeuta para obtener la herramienta que nos ayude a sobrevivir.

Es legítimo tal auxilio, dado a los tiempos que vivimos.

Fallan los gobiernos, las instituciones, los líderes.

Las religiones se han enfermado de fundamentalismo, arrogancia y dogmatismo.

Se han perdido principios y valores.

Aún con todo esto en contra nuestra, la mayoría de los humanos nos levantamos por las mañanas damos gracias a Dios y nos vamos a trabajar o a estudiar para vivir con un mínimo de decencia.

Esta es la razón por lo cual sociólogos de la talla de Peter Berger y Eric Vögelin opinan que los seres humanos poseemos una tendencia irrefrenable hacia el orden y que somos capaces de crear un acuerdo existencial con los valores que garantizan una vida humana, pacífica y que además siempre tenemos una reserva de espiritualidad, de  amor y sensatez para ser felices.

En seguida para ustedes una recopilación de sugerencias de Peter Peter Berger y Eric Vögelin que nos ayudarán a vivir en armonía.

* Oye  buena música.

* Desconfía de los fanfarrones.

* Evita a las personas negativas

* Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

* No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo leo. Ya lo sabe.

* Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche

* Nunca amenaces.

* Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.

* Haz lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.

* Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro.

* Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. El que no vive para servir, no sirve para vivir.

* Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.

* Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.

* No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.

* Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.

* Escucha el doble de lo que hablas, por eso tenemos o dos oídos y una sola boca.

* Nunca envidies; la envidia es homenaje a la mediocridad.

* La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo… Simplemente disfruta al máximo de todo.

Observa el amanecer.

craveloygalindo@gmail.com

www.abachainforma.com.mx