¡¡¡Qué bonita familia!!! 

50
PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

Sospechosismo

.- El orgullo de su nepotismo tiene a gran parte de su familia en los puestos calve de su fallido gobierno.

.- Detrás de su anciano rostro, se esconde el rencor, la venganza, la frustración y el resentimiento.

Rigoberto Espejo ___________

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador llega a la mitad de su sexenio con el sabor de las derrotas; con más del cincuenta por ciento del “pueblo bueno y sabio”, desconfiado y con la sospecha de que en el periodo la cuarta transformación, existe más corrupción que en los gobiernos anteriores.

Avejentado, con el rencor a flor de piel, resentido por sus fracasos y con el señalamiento de que por medio de sus hermanos Pio y Martín, se dedicó a captar “aportaciones” de dinero en efectivo, quienes recibieron grandes fajos de billetes para “el movimiento”.

Otra acción de corrupción detectada es cumulo de contratos de Pemex, pare su prima Felipa Obrador, entregados sin licitación por el director de esa empresa paraestatal, Octavio Romero Oropeza, antes protector del Peje. Ahora en esta era del Peje, es su protegido

Este personaje le “heredó” al tabasqueño la presidencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Tabasco.  Es sabido que el presupuesto para ese partido (ahora en desgracia) fue utilizado ´por López Obrador para la compra del ya famoso rancho “La Chingada”, remozado y ampliado en la presente administración.

Romero Oropeza fue recompensado con la titularidad de la Oficialía Mayor en el periodo del AMLO como jefe del Gobierno de la ciudad.

Ahora con el mando supremo, lo designó director de PEMEX, la otrora joya de la corona y está en la vil ruina.

Otro tema de corrupción son la dulce vita de sus hijos, que sin mover un dedo exhiben una existencia de millonarios; José Ramón (quien lleva el nombre del hermano asesinado por el Peje, de un tiro en la cara) que a la fecha López Obrador insiste que fue “un accidente.

José Ramón fue el primero de ir al exilio, acompañado por una guapa brasileña Carolyn Adams, vive como rey en Houston, Texas.

Andrés Manuel, mejor conocido como “Andy” es el intermediario para quienes desean acercarse al ahora poderoso Peje,

Gonzalo Alfonso, es tal vez el más discreto, pero también goza de los beneficios de la “austeridad republicana” que pregona su señor padre.

La familia real es extensa; Adán Augusto López Hernández dejó el gobierno de Tabasco en manos del “súper delegado” Manuel Mario Campos, en franca violación a la Constitución, pues la prelación le correspondería al secretario de gobierno, Guillermo del Rivero León.

El flamante inquilino del Palacio de Covián; su hermana Rosalina López Hernández, es administradora general de la Auditoria Fiscal Federal del SAT.

El gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón es uno de sus cuñados; otro es Humberto Mayans Canabal, consejero de Pemex, que está casado con Silvia López Hernández.

El hijo de Humberto y Silvia es administrador de la Coordinación de Auditoria del Comercio Exterior del SAT.

En varias ocasiones, primero como candidato presidencial y ahora como jefe de la Nación, expresó que durante su mandato sería erradicado el nepotismo y la corrupción.

No obstante, el nuevo jefe de la política interior, Adán Augusto López Hernández, fue acusado en varias ocasiones ante la entonces Procuraduría de General Justicia, por militantes del MORENA, encabezados por José Ángel Gerónimo Jiménez, consejero nacional de ese partido por fraude cometidos en su calidad de notaria público, por la venta de terrenos propiedad del estado, mediante fraudes y engaños mediante procedimiento amañados.

La familia Hernández López brindo asilo y protección al joven Andrés Manuel, cuando dejó de recibir refugio del insigne poeta Carlos PELLICER quien lo acogió en su domicilio, tan pronto fue expulsado del seno familiar, debido al asesinato de su hermano menor José Ramón.

A la mitad del este escabroso sexenio, surge el verdadero rostro del tabasqueño, el de un anciano provinciano que no disfruta de la tercera edad, el rostro de un político lleno de rencor y de odio; de una insana ambición de poder, lleno de rencor y de odio, proclive a la traición, con un afán desbordado de venganza y con tendencia de iluminado.

Desde la tribuna más alta de la nación, purifica a los corruptos, evita las entrevistas con verdaderos reporteros con sus preguntas incomodas; prefiere sus diarios monólogos televisivos. Que tienen como base la mentira y revela su gran facilidad de convertirse en víctima.

Muy lejano quedó su calificativo de que su persona era “un rayo de esperanza para los pobres”.

Además, su lema de no robas, no mentir y no traicionar, quedó destrozado; al senador Ricardo Monreal no mandó al bote de la basura para imponer con base a una encuesta fantasma a su fiel Claudia Sheinbaum al frente del gobierno de la ciudad.

Antes, traicionó al insigne poeta Carlos Pellicer, quien lo impulso en su camino a la política, otro eslabón en su cadena de traiciones a quien fue su promotor en marchas y plantones, Aldâurico Hernández y a su principal “confidente” Aquiles Magaña García.

Otras ingratitudes del tabasqueño las orientó hacia quien fue su protector y guía: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano; siguió más tarde con Rosario Robles Berlanga y a su compañero sentimental, Carlos Ahumada Kurtz.

A la primera, en su carácter de jefa de Gobierno interina le acercó recursos materiales y económicos y al segundo, a pesar de que le entregó millones de pesos para campañas perredistas, le confiscó propiedades y lo mantuvo en prisión. Luego al exilio.

Otra traición, sello del tabasqueño, fue para el partido que lo llenó de recursos económicos y lo llevó dos veces a la antesala de la Presidencia de México, el Partido de Revolución Democrática.

Cuando ya no le sirvió, lo dejó a un lado y fundó su partido-familiar, el Movimiento de Regeneración Nacional, en franca alusión sesgada religiosa.

Dueño de la franquicia y los recursos económicos del partido de su propiedad, el Movimiento de Regeneración (recaudación, le dicen los perversos) Nacional, ha logrado superar con relativo éxito todos los escándalos de corrupción de sus familiares, como sus dos hermanos Pio y Martin, de su prima Felipa Obrador.

 Otro escándalo del que salió ileso fue el de Andrés “Andy” López Beltrán, bajo el amparo de su poderoso padre se dedica al contrabando de combustible.

No hay sorpresas en el comportamiento del tabasqueño, todos saben de su intolerancia hacia los medios, que lo ha llevado a calificar a la prensa como inmunda: representan el hampa del periodismo.

www.entresemana.mx

www.abachainforma.com.mx