Las películas norteamericanas de la china Chloe Zhao

Gillian Turner __________

“Don’t give up on your dreams,” (no abandones tus sueños) dijo el parapléjico al amigo con una tremenda herida en la cabeza, ambos jinetes de rodeo, ambos víctimas de caídas estrepitosas.

Es el mensaje del segundo largometraje de Chloe Zhao, llamado The Rider (El jinete). Pero bien podría ser el de sus tres películas de largo metraje, todas hechas en Estados Unidos.

La primera, Songs my brothers taught me (Canciones mis hermanos me enseñaron), 2015 es un homenaje a los indígenas americanos, en este caso los de la tribu Oglala Lakota viviendo en la reservación Pine Ridge, en Dakota del Sur.  Johnny Winters, a punto de graduar de la escuela, sueña con mudar a Los Angeles con su novia. Es un paso complicado ya que implica dejar solas a su hermanita Jashaun y a su madre que lucha con el alcoholismo. Su hermano mayor, en la cárcel, le aconseja a pensar en sí mismo e irse nomás. Para Johnny no es tan fácil. Es este arraigo, la relación con los caballos, el amor a la tierra, que lo detienen. Es una película melancólica, un retrato sin romanticismo de la vida en la reservación, con poco futuro, pocas oportunidades, mucha pobreza. La Zhao ha descrito su amor por esta región de Estados Unidos.  “Me atrae esa parte de Norteamérica que creo está por desaparecer, estos lugares olvidados con tanta historia …”

Sigue The Rider (El jinete), 2017. El personaje central, Brady Blackburn, lo interpreta Brady Jandreau a quien la Zhao conoció al preparar la película Canciones me enseñaron mis hermanos. Visitó el rancho donde él trabajaba y le estaba enseñando montar a caballo. Cuando Jandreau tuvo un accidente que lo dejó con una horrorífica herida en el cráneo, ella decidió adaptar el guion de El jinete para incluir el accidente y sus secuelas. Brady Blackburn ha vivido siempre con caballos. Sus papás le enseñaron todo lo que sabe tanto de entrenar caballos como participar en rodeos. Ahora Brady debe aprender a vivir de nuevo. Intenta trabajar en un supermercado, que evidentemente no es para él. Debe adaptarse a sus circunstancias, pero “sin abandonar sus sueños”. Visita a menudo a Lane Scott, su amigo y compañero de rodeos, un jinete de toros que ha quedado parapléjico. Él es quien la da ánimos, y le ayuda a encontrar su nuevo camino. En la película Lane Scott actúa a sí mismo, aunque su parálisis se debe en realidad no a una caída en el rodeo sino a un accidente automovilístico.

Vemos la importancia del arraigo a la tierra, el amor de estos jóvenes por los grandes espacios de Dakota del Sur, por los caballos, por el rodeo; también, claro, están la falta de oportunidades en esta región, la desilusión de los mayores, el alcoholismo, la pobreza.

La tercera película de Chloe Zhao es la mejor conocida: la multi-premiada Nomadland, 2020. Curiosamente, las primeras dos se ocupan de jóvenes muy arraigados a su tierra, que tienen en común su amor y su interacción con los caballos. Los actores no son profesionales, son gente que ha vivido siempre en los grandes espacios de Dakota del Sur, que conoce la vida allí y cómo se vive en  las reservaciones para Indígenas Americanos.

Nomadland es muy diferente; los personajes son nómadas maduros, muchos de la tercera edad, sin arraigo especial, que viajan por el Oeste de Estados Unidos, en busca de trabajos temporales para complementar sus pensiones con algún dinero extra. Además de actores no profesionales la película cuenta con la gran presencia de Frances McDormand y la del actor veterano David Strathairn.

En las tres películas los paisajes, los grandes espacios, los cielos, son protagonistas importantes, filmados siempre por el genial Joshua James Richards, ganador del BAFTA y nominado al Oscar  por su trabajo en Nomadland, entre otros reconocimientos.

En las tres películas el leitmotif es “no abandones tus sueños”. Tanto Johnny Winters como Brady Blackburn se aferran a un sueño, una ambición en la vida. Y Fern en Nomadland, sigue el mismo camino. Después de un año en la carretera, rechaza la vida establecida con casa y compañero, para seguir su sueño, seguir viajando.

Canciones que me enseñaron mis hermanos está disponible en la plataforma MUBI.

El jinete se acaba de estrenar en Netflix.

Nomadland se exhibió en Cinépolis, Cinemex, Cineteca Nacional, en la temporada de los Oscar. Seguramente ahora se consigue fácilmente en DVD.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: