La 4T desordena valores éticos, políticos, morales y jurídicos: Woolrich

PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

.- Presente y pasado.

.- El Big Ben político mexicano.

.- Obrador no ha cumplido con limpiar la pestilente cloaca que actualmente se encuentra bajo su mando directo.

Blas A. Buendía * ______________

Entre el presente y el pasado existen dimensiones abismales que con la oscilación de los periplos del tiempo que han ido marcando el Big Ben del quehacer político mexicano, consolidan ya sea el prestigio en el fortalecimiento o la divagación de los gobiernos que han desfilado a través de la historia del país, desde aquellas brillantes épocas en que se México se convirtiera en una auténtica República, aún muy respetada por el Concierto de las Naciones, muy a pesar del desorden que ahora lo rigen.

El Constituyente del 17 estableció una Constitución que contiene un razonamiento jurídico valiosísimo, pese a que ha sido “bombardeada” por los políticos que se nutren de la ambición de permanecer en el poder.

El apotegma que orgullosamente todavía se empuña como una auténtica División de Poderes, “Sufragio Efectivo, No Reelección”, sigue representando un dique hasta para aquel que se siente mesías, o un enfermizo mental monarca que finalmente se transforma en el gran Traidor a la Patria.

Lastimosamente, López Obrador presume la Guía Ética de la 4T, que para muchos, no solo es considerada un remedo pasquin, porque sus “20 principios y valores”, son una balandronada, una risotada de mal gusto que nada tiene que ver con lo que es realmente la Ética como enseñanza que consolida los valores éticos, políticos, morales y jurídicos.

La animosidad y las modas de los gobiernos que han desfilado y que se han convertido en auténticas pesadillas, o una enorme lápida que ni el mismo pueblo pudiera pulverizar en los primeros 100 día del gobierno en turno, que delinean la administración que vulnerará el desarrollo de los mexicanos, es otro de tantos ejemplos que avizoran el naufragio del país.

Con base a la obra de Lucio Anneo Séneca, ese otro gran filósofo, político, orador y escritor romano, que luciendo su toga blanca que lo caracterizaba por sus obras de carácter moral, para el prestigiado abogado penalista Alberto Woolrich Ortiz, con su ánimo seductor en el manejo de la materia jurídica, hizo una reflexión de la llamada Cuarta Transformación de la República de Andrés Manuel López Obrador.

“Me remito a la ilustración de Séneca que, al dejar patentizado su legado que versa: Desinit esse remedio locus, ubi quae fuerant vitia, mores sunt; traducido en el lenguaje de la abogacía, “no hay ocasión para el remedio cuando los vicios de ayer son las costumbres de hoy”, no deja de ser una fuente de inspiración de extraordinario respeto por el prójimo.

Ahora bien –explicó el Jurisconsulto- con ese saber al que me he referido, me gustaría que se transitara por los pasillos de Palacio Nacional, a fin de hacer del conocimiento de nuestro Señor Presidente, que en nuestro presente nos sigue agobiando la conducta deleznable e impune de la corrupción y que su Cuarta Transformación sigue dando continuidad a esa trastocación de valores éticos, políticos, morales y jurídicos.

Así van corriendo las horas, los días, las semanas, los meses y los años; así va corriendo el tiempo y nuestro Presidente Constitucional, no obstante, el trecho recorrido, no ha cumplido en limpiar la pestilente cloaca que actualmente se encuentra bajo su mando directo.

Mientras no se acuse y procese a aquél delincuente solapador de las criminales acciones de la narco-política, de ayer y de siempre, el pueblo de México no va a recuperar la credibilidad, en las camufladas acciones de esta Cuarta Transformación de la República, toda vez que se impone una limpia a fondo y en serio contra ese flagelo que fastidia a México. “No se vale ninguna dispensa a nadie, ni mucho menos con argumentos como le prestó un servicio a la Nación”, sentenció.

El Primer Magistrado de la República –subrayó- debe ser hoy más que nunca, implacable contra aquél que permitió y creó en el desempeño de sus funciones alianzas con el narcotráfico y que proliferara y se afianzara, por ello, la inseguridad y la corrupción de México. “No resulta propicio que con consultas, se olviden los principios torales que a pesar de todo sustenta nuestra violada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, destacó.

Todo ello –puntualizó- nos lleva a concluir que su llamada Cuarta Transformación de la Nación no debe bajo ninguna circunstancia el permitir que se siga enseñoriando la narco-política en nuestro suelo. La ocasión a que alude Séneca, debe ser el ariete contra ese estigma. Tema de nuestro tiempo, que se antoja propicio y que sí existe una ocasión para poner remedio a los vicios de ayer que es la costumbre de hoy, esa ocasión es ya. ¡Es cuanto…!”, concluyó

El abogado penalista Alberto Woolrich Ortíz, es presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C.

Reportero Free Lance *

filtrodedatospoliticos@gmail.com

www.abachainforma.com.mx