Guerra Álvarez concluye presentación Jurídica, con lágrimas en los ojos

unnamed
PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

.- Aborda la Teoría del delito en el procedimiento penal acusatorio y oral con tesis y jurisprudencias.

.- “Juan Luis Alcántara es un verdadero ministro del siglo XXI. El siglo lo hizo suyo, testigo, arquitecto y crítico de la tradición jurídica mexicana del Tercer Milenio. Su ministerio ya es sinónimo de nacimiento y caída de paradigmas, de tradición y renovación. Le refrendo mi mayor admiración y gratitud”, exaltó.

.- La UNAM está más presente y más activa que nunca para encarar los desafíos. La Universidad es nuestro cerebro de nuestra nación, remarcó.

Blas A. Buendía * _________

El sentimiento y agradecimiento quebrantó las sensibles fibras del Doctor Rafael Guerra Álvarez, al mostrar un inesperado ligero llanto que inundó sus ojos, durante la presentación de su libro Teoría del delito en el procedimiento penal acusatorio y oral.

Si bien el llanto es una respuesta emocional a muchos sentimientos diferentes, que incluyen tristeza, enojo, felicidad y dolor, las personas lloran por una liberación emocional y también como un mecanismo de supervivencia para señalarse a sí mismos que necesitan abordar una determinada situación en sus vidas que les está causando cierto estrés.

En la víspera, el Doctor Guerra Álvarez, dijo en su cuenta de Twitter, que “con mucho entusiasmo, les comparto la reciente publicación de mi libro Teoría del delito en el procedimiento penal acusatorio y oral.

“Este texto –añadió- es fruto de mucho esfuerzo y dedicación, pero también de la estima que tengo hacia mi vocación”, subrayó el Jurisconsulto Rafael Guerra Álvarez, quien es catedrático por convicción, actividad que ejerce a la par de su quehacer profesional como presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México, y quien figura como Doctor en Ciencias Penales con una larga trayectoria en la procuración y administración de justicia.

Se trata de un libro editado por Porrúa en el que Guerra Álvarez echa por tierra la idea de que con la reforma constitucional de 2018 la implementación del sistema penal acusatorio apartaría a la práctica jurídico penal de la teoría del delito.

Nada más falso se plantea en este texto de diez capítulos, pues Guerra Álvarez, en cada página, permite comprender que esa visión fue aventurada, ya que la base litigiosa de las partes en el sistema acusatorio es precisamente la dogmática penal.

Tipicidad positiva, antijuricidad, culpabilidad, etapas del proceso penal en el sistema acusatorio y el delito en el Código Nacional de Procedimientos Penales, son sólo algunos de los temas contenidos en esta obra, llamada a ser un texto fundamental en los anaqueles de librerías especializadas, bibliotecas académicas y de consulta obligada para litigantes.

La presentación de Teoría del delito en el procedimiento penal acusatorio y oral con tesis y jurisprudencias, tuvo como escenario el auditorio José Vasconcelos. El abogado Rafael Guerra Álvarez es oriundo de la Ciudad de México, donde nació el 14 de julio de 1962.

Su trayectoria es larga: más de 30 años de interpretar y decir el Derecho; cuenta con el grado de Doctor en Ciencias Penales, y se enfila para tener uno más, éste en Administración y Gobierno del Poder Judicial.

Una de sus pasiones es la cátedra, que ha impartido en diversas instituciones, pero fundamentalmente en la FES Aragón; Resoluciones en materia penal, Teoría del delito, Elaboración de proyectos de sentencia y Derecho probatorio, son algunas de las materias que ha impartido, además de Filosofía del Derecho, Derecho penal I, Práctica Forense del Derecho Penal y Derecho Procesal Penal.

Si bien ha sido juez, actualmente es Magistrado Presidente de uno de los Tribunales más grandes de América Latina, toda vez que en su fructífera carrera judicial, también ha fungido como Ministerio Público.

El certamen se llevó al cabo en su Alma Máter, la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, de la Universidad Nacional Autónoma de México, acompañado por el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Dr. Juan Luis González Alcántara Carrancá –autor del prólogo- y del también penalista y Magistrado Presidente de la Sala Constitucional del Poder Judicial de la Ciudad de México, el Dr. Javier Raúl Ayala Casillas; la presentación estuvo a cargo del Director de la FES Aragón, el M. en I. Fernando Macedo Chagolla.

Al Magistrado Rafael Guerra Álvarez lo invadió la emotividad del acto académico, donde agradeció la coparticipación del Doctor Juan Luis González Alcántara y Carrancá, por haber prologado su obra.

“Juan Luis Alcántara es un verdadero ministro del siglo XXI. El siglo lo hizo suyo, testigo, arquitecto y crítico de la tradición jurídica mexicana del Tercer Milenio. Su ministerio ya es sinónimo de nacimiento y caída de paradigmas, de tradición y renovación. Le refrendo mi mayor admiración y gratitud”, exaltó.

Agradezco –indicó- al Director de la Facultad de Estudios Superiores-Aragón, Doctor Fernando Macedo Chagolla, por abrirme las puertas de Mi Alma Mater, de mi segunda casa, pero lo más importante, le agradezco porque permitirme dedicar mi carrera a la mayor trascendente, ser maestro, en este caso por 25 años en esta universidad.

“La única verdadera trascendencia a la que podemos aspirar, está en compartir el conocimiento de los demás. Pero el gran reto de nuestro tiempo, no es que la ciencia reúna conocimiento, sino que la sociedad reúne una sabiduría y la UNAM está más presente y más activa que nunca para encarar los desafíos. La Universidad es nuestro cerebro de nuestra nación, remarcó.

Manifestó también su admiración al precursor José Vasconcelos Calderón, por su adelantada posición de colocar a la Educación como Eje Principal en el desarrollo de la Nación.

Gracias al magistrado Javier Raúl Ayala Casillas, porque muchas de las disertaciones que ambos como miembros de la Séptima Sala Penal, forman parte ya de este libro. Compartimos un pequeño lugar en la posteridad por la oportunidad que el Derecho nos dio para consumar el uso de la razón jurídica al Servicio de la Nación.

Apuntó: “Confirmamos, edificamos, reformamos criterios en sesiones que le dieron rumbo al Proceso Acusatorio Oral, a la práctica efectiva del proceso para el enriquecimiento de este libro. El mayor reconocimiento y mérito a su entrañable amistad. Gracias señor Magistrado”.

Tras reiterar su agradecimiento a los tres personajes por elevar su presencia en este evento que ensalzan a esta obra literaria-jurídica, indicó que eleva su aspiración de conocimiento en el aparato de justicia.

“Gracias también a mi esposa e hijos, impulsores de mis sueños concretados. A mis padres, cultivadores de la semilla germinada. Nunca dejaré de rendirle tributo por la vida que me dieron, la vida que compartimos, y la vida que les he dado”, puntualizó con lágrimas en los ojos.

Reportero Free Lance *

filtrodedatospoliticos@gmail.com

www.abachainforma.com.mx