Gasolinas, 7 meses de alzas

El otro dato

Juan Chávez __________

El precio de las gasolinas alcanzó nuevo máximo en junio e hiló 7 meses continuos de aumento.

En junio los precios al consumidor en el promedio nacional de las gasolinas Magna y Premium presentaron su nivel más alto en la historia: 20.27 pesos por litro en el caso de la Magna y de 22.13 pesos la gasolina con más de 87 octanos.

Así lo reportó este martes la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que además expuso que el precio al consumidor de diésel fue en el promedio nacional de 21.73 pesos por litro, el segundo más alto que ha habido después del que se reportó en febrero de este año.

Estos precios implicaron un alza de 0.25% mensual para la gasolina Magna, que consume 85% de los automovilistas en el país. Para el caso de la Premium, el incremento en comparación con mayo fue de 0.5% y para el diésel aumentó 0.18% mensual.

En un año los precios reflejan un aumento de 15% en el caso de la gasolina regular, mientras que para la Premium el incremento fue de 22% en un año y el precio del diésel al consumidor aumentó 14%.

Aparte está el aumento inmisericorde en el gas LP, a tal punto que comprometió al presidente a crear Bienestar Gas, una empresa que no es factible sin que el gobierno de la 4T esté dispuesto a subsidiarlo.

El precio promedio diario de gas LP en cilindro mostró un incremento de 38.29 por ciento, al pasar de 16.84 pesos por kilo a 23.28 pesos por kilo, alza que se atribuye principalmente al precio de la logística y no a un problema de huachicol.

El panorama de la economía, de tal suerte, languidece porque con combustibles caros, los alimentos resultan también caros, dado que los transportes que los mueven de los campos de producción a las centrales de abasto, consumen combustóleos caros.

Los golpes a los bolsillos de las familias ni siquiera, en realidad, son reflejados en la inflación, una cifra que mensualmente el Banco de México da a conocer, dentro del panorama de las cifras pertenecientes a la macroeconomía.

Los analistas financieros consideran que las alzas a los precios de las gasolinas se dan por el  incremento en la demanda por el levantamiento de restricciones a la movilidad impuesta por la pandemia,  además de que los roces con el gobierno iraní y el estadounidense han provocado alzas en el precio del petróleo, sobre el cual hay un acuerdo por parte de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y no afiliados (OPEP+) para subir los precios.

En 2020, el precio del petróleo Brent que se utiliza como referencia para múltiples mercados, era de 31.02 dólares por barril. Un año después, es de 68.04 dólares por barril, lo que implica que aumentó nada menos que 2.1 veces. En comparación con el precio de arranque del 2021 del petróleo –que arrastra al alza a todos los combustibles que lo utilizan como materia prima base– ha aumentado en 25% y tan sólo en el último mes el aumento fue de 5%, lo que lleva a una tendencia que a decir de consultores se mantendrá durante el resto del año.

Y para contener alzas todavía superiores, la secretaría de Hacienda puso en marcha el estímulo fiscal a los consumidores con el cual no permite que los precios aumenten por encima de la inflación aunque sacrifique recaudación mediante el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS).

Pero la realidad, con todo, es que los mexicanos estamos comprando nuestra subsistencia diaria más cara… porque los salarios no se incrementan al mismo nivel de los altos precios de las gasolinas y hay un desfase de los dineros de las familias en la compra del bienestar más simple, que es el de comer bien.

www.entresemana.mx

www.abachainforma.com.mx

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: