Entonces, que no se quejen. Y más historia oficial

PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Carlos Ravelo Galindo, afirma: ________

Primero la respuesta del un teórico.

“Estimado amigo:

Con variante Delta o sin ella, los contagios se deben a la gente que no sale de Acapulco, Cancún y otros sitios de riesgo, y en Estados Unidos lo mismo: yo veo en las televisaciones de las carreras de autos, que las tribunas se llenan de público -hombres, mujeres, adultos mayores, niños- sin cubrebocas ni «sana distancia».

 Entonces, que no se quejen.

Por cierto, «entonces» es una de las palabras que más pronuncia el presidente AMLO en sus mañaneras.

En cuanto al cambio climático (saludos al amigo Irala), tal vez alcancemos tú y yo a ver sequías más severas y calores cada vez más elevados, y en un descuido, hasta el comienzo de la crecida del mar (si es que no ha empezado), pero lo más grave lo afrontarán nuestros hijos, nietos, y en tu caso bisnietos.

Como la solución es multifactorial (y urgente) pero está en manos de los intereses políticos y lo que llaman «el mercado», y no de los científicos porque carecen de poder de decisión y se limitan a lanzar alertas, creo que ya no hay remedio. Empero.

Salud. José Antonio Aspiros”.

Los sábados son propicios para hablar de nuestra historia nacional. Y más cuando el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes –a quien lo agradecemos—nos comparte el Diario Oficial que edita la secretaría de Gobernación. Y el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México lo describe.

El 19 de agosto es aniversario de la instalación de la suprema junta nacional americana de Zitácuaro, en 1811.

En medio de la lucha por afirmar la independencia y la soberanía de nuestro país, la Suprema Junta Nacional Americana de Zitácuaro constituyó una de las primeras iniciativas por conformar un cuerpo representativo de la nación mexicana.

A finales de octubre de 1810, el abogado Ignacio López Rayón se entrevistó con don Miguel Hidalgo y Costilla, quien le expuso las causas legítimas de la insurgencia.

De forma preminente se buscaba constituir un gobierno independiente. López Rayón se unió a la insurgencia y, en Guadalajara, asumió el Ministerio de Estado y del Despacho.

En las páginas del Despertador Americano contribuyó con la manifestación de ideas que condenaban la opresión colonialista y se declaraba a favor de un país libre, gobernado por la gente nacida en suelo americano.

Tras la derrota insurgente en Puente de Calderón, el 17 de enero de 1811, Ignacio Allende comisionó a López Rayón, a José María Arrieta y a José María Liceaga para quedar a cargo de una parte del ejército insurgente.

Perseguidos y emboscados sin tregua, los primeros jefes insurgentes Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Ignacio Aldama y Mariano Jiménez fueron reducidos a prisión, enjuiciados y fusilados en Chihuahua, a mediados de 1811.

En un recorrido arduo y penoso, López Rayón, Arrieta y Liceaga trasladaron su ejército a Valladolid.

En Tuzantla, López Rayón estableció comunicación con el párroco y doctor en teología, José Sixto Berdusco, quien lo enteró de las campañas de José María Morelos.

Finalmente, se instaló en la villa de Zitácuaro, en una ruta cercana a las ciudades de México y Valladolid.

 La idea de convocar a un congreso con representantes de la nación, dio lugar a una asamblea de jefes insurgentes el 19 de agosto, la cual acordó la instalación de la Suprema Junta Nacional Americana, compuesta por representantes de la soberanía nacional. Fueron electos como vocales López Rayón, con carácter de presidente, junto con Liceaga y Berdusco.

También se invitó a Morelos para participar como vocal, pero al estar ocupado en tareas militares, no pudo asistir y nombró a Berdusco como su representante ante la Junta.

 Las principales funciones de la Junta de Zitácuaro fueron la de conducir el movimiento insurgente y ejercer el poder ejecutivo, legislativo y judicial.

También asumió la labor de publicar el periódico Ilustrador Americano. Desde Zinacantepec, López Rayón envió a Morelos, con fecha 30 de abril de 1812, el proyecto titulado Elementos Constitucionales.

En 38 artículos, Rayón expuso los fundamentos de la soberanía, la organización del gobierno y el reconocimiento de las garantías individuales, basadas en el derecho natural y de gentes.

Propuso la independencia de América respecto a España, pero conservando la soberanía del rey cautivo Fernando VII.

En medio de las campañas militares, Morelos recibió las noticias sobre el establecimiento de la Junta de Zitácuaro, le brindó auxilio y atendió el escrito de López Rayón, sin embargo, hizo notar a su interlocutor que su escrito desarrollaba básicamente las instrucciones dictadas por Hidalgo, expresando su desacuerdo por conservar la figura soberana de Fernando VII, como una careta de la que el movimiento insurgente debía desprenderse.

Morelos abrigaba la determinación de convocar a un congreso de las provincias novohispanas, que fuera representativo y superior a la Junta de Zitácuaro.

De ahí su determinación para convocar al Congreso de Anáhuac, inaugurado en Chilpancingo el 13 de septiembre de 1813, en el que también participó Ignacio López Rayón.

Día de fiesta y solemne para la Nación. La Bandera Nacional deberá izarse a toda asta.

 craveloygalindo@gmail.com

www.abachainforma.com.mx