El Jardín de San Narcos y su balaustrada

Las plumas de Quetzalcóatl

Guillermo Morán Romo ___________

AMIGOS, como todos sabemos, uno de los rincones más hermosos de nuestra ciudad es sin lugar a dudas el bello Jardín de San Marcos, escenario de la que es, también sin dudas, la mejor y más importante de las ferias de México, que año con año recibe, durante tres a cuatro semanas, a miles de visitantes de todo el mundo que disfrutan de la gran fiesta de folklore y alegría que caracteriza a Aguascalientes entre los meses de abril y mayo.

Balaustrada, el templo de San Marcos y la finca que ya no existe.

Es menester hacer mención que el motivo de dedicarle estas líneas al Jardín más representativo de Aguascalientes, es porque un 9 de marzo (ya pasó la conmemoración), pero del año de 1842, iniciaron los trabajos en cantera para la construcción de la balaustrada que marca el perímetro del Jardín de San Marcos, que entre paréntesis tiene un diámetro de 168 metros de largo por 88 metros de ancho y cuya característica es precisamente que se encuentra encerrado por la preciosa balaustrada de cantería.

Balaustrada y arco.

El propio parque data, como espacio de esparcimiento de la población, del año de 1831, construido cuando el Ayuntamiento adquirió el terreno, que pertenecía en aquel entonces al Templo de San Marcos, por lo que se localiza en el tradicional barrio del mismo nombre, actualmente ubicado en el centro histórico de la ciudad de Aguascalientes.

Las chicas de aquellos tiempos.

Dentro de los grandes monumentos arquitectónicos que caracterizan a la ciudad de Aguascalientes, es especialmente atractivo el Jardín de San Marcos, sitio de gran tradición en el que, como ya se menciona líneas arriba, cada año reúne miles de visitantes atraídos por la cantidad y calidad de los eventos artísticos y culturales que se presentan con motivo de la tradicional Feria Nacional de San Marcos, a pesar de que este año se suspendió definitivamente el festejo por la pandemia que a todos nos aterroriza.

UN POCO DE HISTORIA

El pueblo de indios de San Marcos se fundó en el siglo XVII, cuando la Corona envió familias enteras de indios traxcaltecas a los lugares donde no existía mano de obra y en Aguascalientes, los indígenas vinieron a asentarse al poniente de la villa original, es decir, en lo que es hoy el Jardín de San Marcos y sus alrededores, formando lo que sería el primer barrio de la ciudad, con su capilla “Del Pueblito”, y con San Marcos como su patrono. Cuando se construyó el jardín, hacia 1831, el antiguo pueblo de San Marcos ya se había anexado a la villa.

Jardín, balaustrada y templo.

Finalmente, al terminar la construcción de la balaustrada, hacia el año de 1847, ésta quedó con sus cuatro arcos de medio punto orientados hacia los puntos cardinales y con sus bellos remates en forma de jarrón que se distribuyen a lo largo de la misma.

Con el transcurrir de los años, el jardín sufrió modificaciones. En 1887 se le agregaron cuatro fuentes en las esquinas y noventa bancas de hierro forjado y hacia 1891 se le dotó de un quiosco, también de hierro forjado en el centro del mismo, así como veinte jarrones con columnas y un juego de agua en la fuente.

Al fondo, lo que ahora es el casino de la feria.

No obstante las numerosas modificaciones a que ha sido sometido, el jardín sigue conservando ese sabor antiguo que tanto gusta a los pobladores de Aguascalientes, en donde se reúnen poetas y artistas y sin lugar a dudas, sigue siendo el refugio predilecto de los enamorados.

TEMPLO DE SAN MARCOS

Debido  a que forma parte del conjunto arquitectónico, señalaremos que el Templo de San Marcos fue levantado en el lugar donde el grupo de indígenas fundó el pequeño barrio llamado Pueblo Nuevo de Indios de San Marcos.

Fuente del jardín hacia 1930.

Su construcción data de 1655 y fue concluido hasta 1765. su portada es de estilo barroco. En su composición arquitectónica resaltan sus tres cuerpos, flanqueados por dos torres, repartiéndose entre ellas cuatro nichos con las imágenes de los evangelistas, que ascienden por el primero y segundo cuerpos, mientras que en el tercero se observa la escultura de la Virgen de la Asunción.

El kiosco.

RÉPLICA

Es tan bello el Jardín de San Marcos, que mereció ser reproducido, principalmente en lo que se refiere a la preciosa balaustrada de cantería, en la ciudad de México, específicamente dentro del conjunto habitacional de Tlatelolco, gracias a los buenos oficios del licenciado Guillermo Viramontes, aguascalentense inquieto, que fue, entre otras cosas, director del Banco Nacional Hipotecario y de Obras Públicas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: