Del despiporre intelectual 14 (catorce)

Carlos Ravelo Galindo, afirma: _____________

Hoy se cumplen tres años del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador.

Hiperactivo, siempre viajero, en constante campaña en busca de reafirmar el poder adquirido.

Instalador constante de vocablos y giros idiomáticos, cultivador sin pausa de su base social popular y causante de una constante discusión nacional,

               No obstante gritos, blasfemias, verdades, mentiras de todos lados, izquierda, centro, derecha en nuestro México, al que no todos colaboramos para hacerlo grande.

Mas grande, insiste la observadora, analista, escritora y poeta doña Rusia Mac Gregor, desde Colima, Colima, donde imparte cultura, nos dice.

               Con todo eso, don Carlos, No pasa nada. Como siempre, desde siempre, lo hemos comprobado como los que como tú los de 90 años son testigos vivientes.

Mejor seguimos con los impublicables.

La familia literaria con cuyos integrantes nos topamos todos los días, con quienes nos sonreímos involuntariamente al estar en su presencia, de quienes nos carcajeamos a veces por lo que nos comentan y de quienes nos despedimos con la intención invariable de reencontrarlos al día siguiente, constituye la vanguardia del humorismo nacional.

Esos amigos nuestros mañaneros, sin rostro, impersonales, y casi siempre parapetados tras un seudónimo, que al pie de las solemnes páginas editoriales nos ofrecen a los lectores de periódicos la sonrisa tempranera del epigrama, integran, por así decirlo, el grupo de choque de nuestros afanes burlescos.

José Fernández Mendizábal, ante la afirmación de que en México carecemos de epigramistas, replicó acertadamente

                                            Son muchos y arden en llamas

                                            De nuestra censura impar.

                                            Por ello hay que recordar:

                                            Los mejores epigramas

                                            No se suelen publicar.

La idea central de este libro es, precisamente, la de presentar a nuestros lectores las mejores y más variadas muestras de ese humorismo periodístico impublicable.

Correrán aquí parejas el rezongo poético de Renato Leduc, la malicia risueña y sutil de Luis Vega y Monroy, la rima jocosa y maligna de Francisco Liguori, el empeño estilístico cosquilleante de José Paniagua Arredondo, la vena jarocha de Paco Píldora y el reconocido oficio irónico de Campos Díaz Y Sánchez, de Tomás Perrin y de otros muchos maestros en el arte de reírse de los demás,

Única manera de reírse uno mismo y de hacer reír a todos.

Pero no solamente el intelectual consagrado, el versificador burlesco profesional o el humorista de oficio, tendrá cabida en la presente complicación.

Durante la búsqueda de las muestras aquí acumuladas, nos encontramos reiteradamente con ejemplos sorprendentes de ese humorismo anónimo, sin acta de nacimiento, prohijado por la gente buena y anodina que frecuenta la pulcata, el bullicioso expendio de cerveza o la pintoresca peluquería de barriada, y los hemos incluido gustosamente.

Hay, por último, humoristas natos, burócratas, abogados, periodistas políticos ofi, golfos de café o de cantina, sablistas, gente alegre e ingeniosa toda ella, que ejerce muy de vez en vez

 , o en ocasiones con más frecuencia de la debida, eso que algunos llaman carisma, y que en lo concerniente el fenómeno de la risa, a nosotros nos parece simple y llanamente un plausible afán de estar chingando a los demás.

Todos ellos sean bien venidos.

De don Luis Vega y Monroy

Luis Vega y Monroy, escritor político que colabora para varias destacadas publicaciones y autor de libros como Atisbos en Punta del Este, Reflejos en el Asfalto, y Viñetas Queretanas, al mismo tiempo un humorista en serio (y en serie) y el mejor en manejar actualmente, a nuestro juicio, el difícil género epigramático.

Su Fenomenología y Metafísica del Verbo Chingar, que incluimos en la presente compilación, constituye no solamente un ensayo humorístico lleno de aciertos, sino también una búsqueda sicológica de las implicaciones que el uso de este necesarísimo vocablo tiene en la vida del mexicano.

Embozado durante largo tiempo en el seudónimo de Don Luis, es en el epigrama (repetimos) en donde Vega y Monroy alcanza, para nuestro gusto, hallazgos cimeros.

Su manejo magistral del idioma, su malicia exenta de amarguras y su ya añoso oficio de hacer reír diariamente a los lectores de periódicos, lo sitúan en la primera fila de los epigramistas mexicanos de ayer y hoy.

Y amén de que muchos de los juicios políticos de Don Luis no coinciden con los nuestros, creemos que el siguiente muestrario de su vasta producción inédita servirá a los lectores de este libro como regocijo comprobatorio de cuanto hemos dicho.

De Ramón Beteta

Se cuenta aquí lo que le aconteció a Don Ramón Beteta. Siendo Secretario de Hacienda, en casa de “La Bandida”:

                                            Fue a conocido lugar

                                            un fiscal de mucha cuenta,

                                                a fin de calificar

                                            lo que se había de pagar

                                            de impuesto sobre la renta.

                                            Y le dijo una beldad:

                                            -Allí en sus datos concentre

                                            que al fisco, por equidad,

                                            le daremos la mitad

                                            de todo lo que nos entre.

De Salvador Novo y Kity de Hoyos

Salvador Novo, inigualable escritor de perversos, recibió a su vez, puyazos en todo lo alto, como el que le recetó Don Luis, allá por 1958 a propósito de los rumores de matrimonio entre el dramaturgo y la entonces apetitosa actricita Kitty de Hoyos:

Si esta unión hace demonio

                                            que en todo se ha de meter,

                                            ¿Qué es lo que va a suceder

                                            en tan raro matrimonio?

                                            Pues la cosa más sencilla:

                                            compartirán por igual

                                            no solo el pan y la sal

                                            sino el techo y la tortilla.

A industriales

Don Luis fue convidado a una comida de hombres de negocios, durante la cual se hablaron maravillas sobre los productos de la industria nacional. En una servilleta, el epigramista escribió su particular interpretación de todo lo que ahí se dijo:

Un chico oyó, enternecido,

                                            a su padre (un industrial

                                            de satisfacción henchido)

                                            Hablar del progreso habido

                                            en la industria nacional.

                                            Y al saber que un hermanito

                                            le llegaba de París,

                                            preguntó a su papacito:

                                            -¿Cuándo yo sea grandecito

                                            ya se harán en el país?

Los políticos

Cuando Alfonso Martínez Domínguez fue designado presidente del PRI, comenzó a recibir un verdadero alud de adhesiones. Este fue el comentario:

En el PRI (cosa probada)

                                            no existe ya en esta fecha

                                            ala izquierda o ala derecha:

                                            solamente ala……cargada.

Era diputado al Congreso de la Unión, por el Partido Popular Socialista, Leopoldo Trejo Aguilar: y a punto de finalizar su periodo, anunció su determinación de pasarse a las huestes del PRI:

Ya para expirar el plazo

                                            de su político sino,

                                            un diputado” pepino”

                                            se puso a dar el cambiazo.

                                            Y al quererse acomodar

                                            de otro sol bajo el reflejo,

                                            demostró que no era Trejo

                                            sino bastante Aguilar.

En cierta ocasión Fidel Velázquez, líder de la CTM, hizo recuerdos de cuando era un humilde lechero. El epigrama no se hizo esperar:

                                            No es que el líder sospeche,

                                            pero malicio en seguida

                                            que el curso de su vida

                                            ha tenido mucha “leche”.

               Con motivo de que en una ceremonia cívica un orador calificó de “Heroica” a nuestra metrópoli y de que Uruchurtu iniciaba su tercer sexenio como regente de ella, Don Luis comentó:

A esta urbe de los baches

nuestro popular ingenio

le ha adjudicado tres “haches”:

                                            ¡una por cada sexenio!

Y cuando un 14 de septiembre los capitalinos se encontraron con la noticia de que Uruchurtu había renunciado, el epigramista remató:

                                            El 14 del actual,

                                            según la maledicencia,

                                            fue el Día de la Independencia

                                            del Distrito Federal.

Un verdadero escándalo político se suscitó cuando los diarios publicaron que la esposa de un presidente municipal de Saltillo, miembro del PRI, había votado por el PAN:

Si la oposición con furia,

brama, grita, patalea,

amenaza, brinca, injuria,

                                            pega, pellizca y pelea,

                                            opino yo que conviene

                                            ver en Saltillo qué pasa:

                                            ¡Consideren al que tiene

                                            la oposición en su casa!

Según informes hechos públicos por la ORIT, hay en México nueve millones, por lo menos, de personas que no trabajan. El dato le pareció dudoso a Don Luis, y replicó:

Aunque veamos que frecuentemente

                                            México pasa por momentos críticos,

                                            no creemos, señores, francamente,

                                            que haya nueve millones de políticos.

craveloygalindo@gmail.com

www.abachainforma.com.mx  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: