Compra ISSEA 23 mil oxímetros y 23 mil termómetros “patito”

aa
PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

 Ejercicio irregular de 2.9 mdp.

Noticen ____

Aguascalientes Ags., 19 de septiembre 2021.- Los Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA) adquirieron de forma ilegal 23 mil oxímetros y una cantidad igual de termómetros, por los cuales erogaron 2 millones 934 mil 800 pesos en una operación negligente que podría generar serios problemas de salud a pacientes con enfermedades graves respiratorias como la Covid-19.

Estos aparatos para el cuidado de la salud violan las disposiciones legales para la compra de equipos establecidas por la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y por la Norma Oficial Mexicana, NOM-137-SSA1-2018 que obligan a quienes importen y comercialicen este tipo de productos a contar con las especificaciones reglamentadas y a establecer etiquetado con los diversos requerimientos de ley.

De acuerdo a documentos obtenidos por Noticen vía transparencia, los 23 mil oxímetros y 23 termómetros fueron comprados “sin marca”, es decir, se desconocen las especificaciones reguladas por la ley, además de que no cumplen con los permisos de Cofepris.

Tanto el requerimiento interno de compra como el propio contrato que soportan la erogación de 2 millones 934 mil 800 pesos, se solicita que estos equipos no tengan marca, ni tampoco establecen la necesidad de que cuenten con los permisos de importación y comercialización que por ley deben tener expedidos legalmente por la Cofepris.

Ante el surgimiento de la pandemia del virus SARS-Cov-2 que produce la enfermedad Covid-19, padecimiento respiratorio grave agudo, como parte de la respuesta del Gobierno del Estado de Aguascalientes “para combatir y erradicar la pandemia” sic, en marzo de 2021 otorgaron un contrato por adjudicación directa a la empresa Comercializadora TCH S.A de C.V. por un monto de 2 millones 934 mil 800 pesos que amparan la adquisición de los 23 mil oxímetros, dispositivo que estima la cantidad de saturación de oxígeno en la sangre y 23 mil termómetros para medir la temperatura corporal.

De acuerdo a los términos del contrato, ambos insumos médicos tienen por objeto ayudar a diagnosticar la salud de los enfermos en medio de la pandemia.

El monto pactado fue liquidado y el producto entregado al ISSEA el 15 de marzo de 2021, sin embargo, el acta de ingreso de la mercancía al almacén del ISSEA está fechada hasta el 07 de abril de 2021, es decir, 22 días después de que la comercializadora hiciera la entrega de los oxímetros y termómetros.

COMPRA ILEGAL DE INSUMOS “PATITO” SIN AVAL DE COFEPRIS.

Además de inconsistencias documentales en la operación de adquisición de estos equipos médicos, la principal irregularidad que pudiera generar responsabilidades administrativas al titular del ISSEA, Miguel Ángel Piza Jiménez y a otros funcionarios, es que no cuentan con el permiso de Cofepris e incumplen con normas oficiales mexicanas como la NOM-137-SSA1-2018 relativa a la obligación de contar con permisos y establecer etiquetado claro en los productos.

Desde el contrato, cuyo número es el 105, (adjudicación directa derivada del Comité de Adquisiciones, arrendamientos y servicios número: ISSEA-CAAS-ord-03-21), la orden de compra y la respectiva factura establecen con claridad que se trata de la compra de 23 oxímetros y 23 termómetros “sin marca”, lo que viola una serie de normas oficiales mexicanas que regulan y vigilan la seguridad para el uso de estos aparatos médicos.

Cabe mencionar que cualquier dispositivo médico que no cuente con registro de la COFEPRIS, es un dispositivo apócrifo e ilegal, y es considerado como equipos riesgosos que ponen en peligro la salud y la vida de las personas, lo obliga al órgano interno de control verificar la licitud del ejercicio de 2 millones 934 mil 800 pesos de recursos públicos para la adquisición de materiales ilegales.

De acuerdo a la COFEPRIS, instancia que regula la adquisición de de dispositivos médicos, ya sea nacional o de procedencia extranjera, establece verificar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas, como en este caso, el tema del etiquetado regulado por la NOM-137-SSA1-2008.

El etiquetado deberá contener en idioma español: los datos relativos a los dispositivos médicos cuando son de fabricación nacional o son de procedencia extranjera, el nombre y domicilio comercial del fabricante o distribuidor, y el registro ante la Secretaría de Salud.

Cuando no tiene el registro sanitario significa que no se sabe la procedencia, no se garantiza la calidad de ese producto, y se supone que no es apto para ser usados en humanos porque ponen en riesgo la salud y a vida de quienes son manejados médicamente con base a lecturas erróneas sobre el nivel de oxígeno en sangre.

Los 23 mil oxímetros y los 23 termómetros, no solo carecen de registro sanitario sino que incluso, son productos “sin marca”; no hay un fabricante que responda ante una eventualidad derivada del uso de estos equipos, y tampoco existe por parte del comercializador, un registro que avale que los productos adquiridos por el gobierno del estado, se pueden usar de forma confiable.

ESTOS EQUIPOS PONEN EN RIESGO LA VIDA DE PACIENTES.

Un médico con sub especialidad en neumología que labora en el ISSEA explicó a Noticen que, es la primera ocasión en la que adquiridos oxímetros sin marca.

“Hasta ahora no los hemos visto, desconocemos que compraron 23 mil porque no nos han dado a nosotros, pero de cualquier forma, en mi caso particular, yo no me fío de un oxímetro que no cumple con las normas y permisos oficiales ya que, si un paciente se le suministra un volumen mayor de oxígeno al que realmente necesita, podemos comprometer su salud, incluso, provocarle la muerte”.

“La intoxicación por exceso de oxígeno (hiperoxia) es muy delicada porque daña los pulmones. Una mayor cantidad de oxígeno que la que el paciente requiere, puede provocarle la muerte”.

O bien, “si la lectura de oxígeno indica que se tiene niveles óptimos de saturación y en realidad no es así, al paciente se le pone en grave riesgo porque no está recibiendo la atención médica adecuada y oportuna, con base de un oxímetro que no es confiable”.