CELAC, tiro a la basura

7
PUBLICIDAD

¿Tienes alguna duda o situación con tu mascota?

M.V.Z. Salvador Cisneros Guzmán

M.V.Z. July Barba Sánchez

Local 108

Tel.: 449 918-4387

Urgencias: 449 110-7792

El otro dato

Juan Chávez ________

López Obrador banalizó las dictaduras en la cumbre de la CELAC, mientras Paraguay y Uruguay las condenaban y desconocían a Maduro, el dictador de Venezuela.

Luego, el lunes, en su mañanera leyó la carta enviada al presidente de Estados Unidos, en la que le plantea extender a El Salvador, Honduras y Guatemala su programa “Sembrando Vida” (que los campesinos siembren arbolitos) para generar inversiones, crear empleos y frenar la migración.

Dos senadores texanos, el viernes, llamaron la atención al presidente mexicano: ¿Cómo invitar a la reunión cumbrera del sábado a los dictadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua?

En la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), AMLO demostró con hechos su desinterés y desconocimiento por la política exterior.

Una combinación de su nula empatía con las víctimas de Nicolás Maduro y su claro distanciamiento con el área de Derechos Humanos de Naciones Unidas, provocaron el hundimiento de la cumbre de la CELAC celebrada el pasado sábado en la Ciudad de México.

 Desde Buenos Aires, la crisis terminó por ensombrecer el guion de la cumbre en México ya que el presidente de Argentina, el gran aliado internacional de López Obrador, tenía previsto convertirse en el segundo protagonista de la reunión de presidentes, pues recibiría la estafeta de la CELAC para presidirla durante el 2022.

Pero Alberto Fernández canceló su viaje y su canciller, Felipe Solá, se enteró en el aeropuerto de El Salvador, que regresando de México, tendría que entregar su renuncia a petición de Cristina Fernández para presionar al presidente. Indignado, Solá envió su renuncia desde México y no participó en la cumbre de la CELAC.

L(i)opez propuso una integración latinoamericana tipo la Unión Europea, sin advertir siquiera que un paso de tal naturaleza entraña renunciar a cierta parte importante de la soberanía.

Se patentizó además la idea de transformar la Organización de Estados Americanos (OEA), pero tal proyecto no tomó forma.

En ese foro de mandatarios latinoamericanos  quedó claro que no es posible organizar una cumbre de la CELAC y no hablar de la existencia de tres dictaduras latinoamericanas. No es posible querer marginar a la OEA si la región ha manifestado su división sobre el tema. No es posible imitar a la UE si no se quiere ceder soberanía.

México por las improntas y herradas posiciones de López Obrador, evidenció un desatención total a su política exterior y colocó en alto riesgo de medidas coercitivas por parte del gobierno de Joe Biden, no solo por dar albergue a las dictaduras, sino por denotar, claramente, una inclinación del gobierno obradorcista hacia la izquierda de Maduro o de Miguel Díaz-Canel, el dictador de Cuba.

México coloca en América Latina y el Caribe solo 5 por ciento de sus exportaciones totales, pese a todos los presuntos esfuerzos de integración.

En contraste, las ventas que realiza a Norteamérica equivalen a 82.8 por ciento del total. Y esto, es lo que importa, lo que hay que reforzar y reconocer que nuestra economía, incluyendo las remesas, depende de Estados Unidos. Tal dependencia nos da la independencia que celebramos con el afamado Grito en Palacio Nacional, que en el pasado 15 de septiembre, López inundó de nuevos colofones.

No puede haber peor noticia para cualquier presidente demócrata que el protagonismo de una cumbre se la arrebate un dictador.

www.entresemana.mx

www.abachainforma.com.mx