¿Un Goebbels de cuarta?

Adán Juárez ___________

A VER, A VER…Andrés Manuel, nos comentan, seguía a lo lejos, los pasos del entonces poderoso Carlos Salinas, antes de su ocaso sexenal, a quien admiraba e imitaba como leer el libro de cabecera El Príncipe, de Maquiavelo, por aquello del “fin justifica los medios”, entre otros .

Sin embargo, al parecer, quien lo marcó definitivamente en su ADN político fue Joseph Paul Goebbels, materia gris de Adolf Hitler, que sostenía: “Una mentira mil veces repetida se transforma en verdad”

En efecto, “el Nacional -Socialismo”, bajo el Tercer Reich, pudo embrutecer a los alemanes por la habilidad del manejo propagandístico de Goebbels que, la combinaba con  el terror contra sus adversarios.

Si bien fue capaz de articular toda una ideología basada en el marxismo y el racismo, esencia del Tercer Reich convirtiéndolo en dueño de vidas y haciendas de millones de seres humanos que cayeron en su poder, fue un hombre acomplejado, resentido, desalmado, sociópata, narcisista.

Joseph Paul Goebbels.

En efecto, padeció un profundo trastorno de la personalidad que lo hacía buscar el reconocimiento y el elogio de la gente. Y cuando no era elogiado, montaba en cólera como la bruja del cuento ante el espejo.

Goebbels lanzaba por todos los medios, en especial por radio, mensajes mentirosos al pueblo alemán.

Sus consejos fueron:

-“Miente, miente, miente que algo quedará; cuando más grande sea una mentira más gente la creerá”, decía. (Algo así como “Ya acabamos con la corrupción”)

-“Gobernamos gracias al amor y no de las bayonetas” (¿Abrazos no balazos?)

-“De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientas” (Yo ordené liberar a Ovidio)

-“Más vale una mentira que no pueda ser desmentida que una verdad inverosímil” (Mi hijo menor tuvo Covid)

Y sí, uso el racismo y el socialismo para el eliminar a los judíos, hoy en México son los conservadores, fifís, neoliberales, culpables de todo lo malo.

“Evita hablar de cualquier error, fallo o debilidad en lo que haces o dices. Minimiza los problemas y culpa a los adversarios de todos tus errores”, decía.

Su odio contra los medios y periodistas fue brutal, pues cualquier noticia en contra del Tercer Reich se castigaba con la muerte, pues era un delito de alta traición. (Hoy en México, les retiran la publicidad oficial, los insultan, intimidan y los asesinan).

A la derrota del régimen genocida y después del suicidio de Hitler y su pareja, también Goebbels y su esposa se mataron, no sin antes envenenar a sus seis hijos. Esto fue el 1 de mayo de 1945.

“Es mejor que mis hijos mueran a que vivan en la vergüenza y el oprobio, dijo Magdalena esposa del criminal.

En efecto, los hijos que por lo general nada tienen que ver de los errores de sus padres tiranos, corruptos y asesinos, son marcados de por vida y cargan con la cruz sobre sus espaldas.

Según se observa, en cierta medida los mexicanos padecemos a un Goebbels de cuarta, que a diario nos lanza una lluvia de mentiras y amenazas: “Están con la transformación o en contra”.

Una día sí y otro también, la 4T comete graves errores que repercuten en la salud, trabajo, propiedad y vida de los mexicanos. Pero se culpa a “los conservadores” que no lo quieren. ¡El colmo del narcicismo!

La más reciente pifia o estupidez, aplaudida por lame-suelas y algunos  rastreros, fue la convocatoria a una consulta para aplicar la Ley a presuntos delincuentes, hecho que costó a los mexicanos más de 500 millones de pesos, dinero tirado a la basura ¿Hasta cuándo?

unomasmega@gmail.com

www.entresemana.mx

www.abachainforma.com.mx

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: